17 de mayo de 2011 ... y seguimos (casi) igual



El 17 de mayo lo asociamos en Galicia con el día das Letras galegas, y desde hace un tiempo también han inventado una mamarrachez con eso del día de Internet. Pero lo cierto es que para muchos, el 17 de mayo es un día muy importante aunque se comente muy poco en los medios tradicionales.

El 17 de mayo de 1990 la Asamblea General de la Organización Mundial de la Salud (OMS) suprimió la homosexualidad de la lista de las enfermedades mentales. Con este hecho se pretendía acabar con casi un siglo de homofobia médica y discriminación sistemática contra lesbianas, gais y bisexuales. Sin embargo, la realidad internacional para el colectivo GLBT no por eso ha cambiado mucho. Hay que recordar que todavía existen  países en el mundo donde se condena con la pena de muerte a las personas homosexuales, bisexuales y transexuales. En más de la mitad de los países la discriminación contra la comunidad LGTB rompe todos los acuerdos internacionales y vulnera sistemáticamente los Derechos Humanos, incluso los más elementales.


A veces nos olvidamos, en este mundo de color y fantasía que nos pintan los medios, de que la homofobia existe. La homofobia mata. La homofobia hace que muchas personas piensen que no deberían haber nacido, que son errores de la naturaleza, o algo peor. Es el fruto de sufrimiento de millones de personas en todo el mundo.

Son miles de cosas, pequeñas, cotidianas, que podrían parecer pequeñas, pero no lo son. Ya no hablo de países más o menos lejanos. La tenemos cerca, en España, como hace apenas unos días en Sevilla, o la tenemos muy presente en esta Europa tan chupiguay en la que creemos que vivimos, en la que en Italia te pueden retirar el permiso de conducir por ser maricón, en el Reino Unido pretenden "proteger" a la infancia prohibiendo los besos entre personas del mismo sexo en horarios vespertinos, o en países que siguen viviendo en el siglo XIX como Rusia y su satélite Bielorrusia nos tachan directamente de enfermos y prohiben "por seguridad" las marchas del orgullo.En realidad, no nos hace falta irnos tan lejos. En la provincia de Toledo, han prohibido una marcha contra la homofobia "porque una manifestación a favor de la igualdad sería partidista"

La libertad y la diversidad se siguen llevando muy mal con los fanatismos religiosos y por eso seguirán ocurriendo tristes ejemplos como esta batalla entre activistas LGBT y "creyentes" fanáticos en Australia, reacciones histéricas como la de los integristas paraguayos Por eso es importante un día como hoy, para recordar lo que es y lo que fue la homofobia. Algo que nos afecta a todos, seamos o no homosexuales. No podemos permitir que los que están organizados en organizaciones homófobas, a menudo cristofascistas,nos quiten lo poco que hemos conseguido. Tenemos la razón y la verdad por delante. Y no hay que pensar que nunca se consigue nada; poco a poco, las buenas noticias llegan, con cuentagotas, pero llegan. Por ejemplo, uno de los países más repugnantemente homófobos del mundo, Uganda, ha decidido, al menos por el momento, dejar de lado su propuesta de hacer aun mucho más difícil la vida a sus ciudadanos homosexuales.

Os dejo con este extecelente decálogo (CC, José Rafael Núñez Toso)

Algunas sugerencias para el Día Internacional contra la Homofobia

El 17 de mayo es el Día Internacional contra la Homofobia. Aquí hay algunos consejos que puedes seguir para que esta iniciativa tenga éxito:

1. Háblales a todos tus amigos y familiares del Día Internacional contra la Homofobia. Diles que vas a vestir de rojo o con los colores del arcoiris, y exhórtalos a hacer lo mismo.
2. Intenta hacer razonar a los que se presten algo escépticos, anímate a discutir en público con un homofóbico, reivindica la razón. Muchos 'open minded' evitan estas confrontaciones, por temor al 'qué dirán'. No dejes que las convenciones te hagan callar.
3. Empieza a actuar tal como si estuviéramos en condiciones ideales. Sabemos que la homofobia y la transfobia campean por todos lados, pero si la tratas frente a todos como solemos tratar a los violadores, estaremos haciendo algo por que sea públicamente condenada (o al menos mal vista).
4. Pega afiches por ahí. Haz vídeos y súbelos a la red, por cutres que sean. Mientras más exposición tenga la iniciativa, mejor. Sé creativo.
5. Organiza algo sencillo en tu lugar de estudio o trabajo. Puedes desde coordinar una conferencia con invitados extranjeros, a pedir un panel para publicar noticias y testimonios, o incluso pedirle a la autoridad que organice un minuto de silencio el día 17.
6. Libérate del heterosexismo. Sabes que la homosexualidad es algo normal pero quizá no siempre actúes según eso que sabes. No tienes por qué dar por sentado que la pareja de tu compañera que acabas de conocer es del sexo masculino, y tampoco es muy ecuánime que bromees con tu sobrino preadolescente diciéndole "¿te echaste ya una novia?".
7. Saca el artista (o literato) que hay en ti. Siempre emocionado por aquellas canciones que hablan de la guerra, aquellos poemas que recuerdan a los pobres. El arte y las letras también son un arma para compatir la homofobia y la transfobia.
8. Escribe una carta al diario o a la radio. No apeles a discursos tan pavisosos como "ser abiertos de mente" o "aprender a convivir en el siglo XXI". Sabes que tu causa es justa: dilo sin rodeos, fuerte y claro.
9. Escribe a tus representantes. Quizá en tu país no sea el pueblo sino 'los políticos' los que manden. No importa. Haz ficción de que tienes algo de poder y envíale un correo electrónico a tus representantes contándoles que el 17 de mayo tienen tarea que hacer.
10. Y por último... no dejes que el entusiasmo se esfume luego del 17 de mayo. Para erradicar la homofobia y la transfobia hace falta más que un solo día al año. Pon en práctica estos consejos en un régimen "24/7", y estarás haciendo algo por mejorar este mundo.

Y, para terminar, os dejo este vídeo, con el lema "Comprométete con la esperanza", recién publicado por la FELGBT en su canal de Youtube.

3 comentarios:

Mariana dijo...

Pues espérate a que dentro de un año se celebre Eurovisión en la totalitaria república musulmana de Azerbaijan... el país con menos libertad de prensa de Europa después de Bielorrusia y uno de los más homófobos del mundo.
http://www.unhcr.org/cgi-bin/texis/vtx/refworld/rwmain?page=search&docid=4a1fae00c&skip=0&query=azerbaijan%20homosexual&searchin=title&display=10&sort=date
http://www.unhcr.org/refworld/country,,USCIS,,AZE,4562d8b62,3df0d87d4,0.html

Anónimo dijo...

Sinceramente, con los tíos de la feria de Sevilla ya estoy un poco harto: hay que ser muy tonto para ir a una de las casetas más carcas y fachas de toda la feria: la de la cofraría que se encarga de poner las flores a no sé que Santísimo Cristo o Purísima Virgen de Sevilla. Lo primero que tenemos que hacer los gays es rechazar a esa gentuza que nos rechaza y no ir a sus casetas por el mero hecho de que así paremos más señoritos ricos de Sevilla (ésa era una caseta de estatus, como tantas otras que hay en Sevilla). No se dieron cuenta esos gays, que codearse con esa gente de tan alto estatus, esos cofrades floristas, implica penetrar en un mundo meapilas de homofobia.
La culpa es de ellos por bobos y pretenciosos. Así aprenden.

Noctua dijo...

Gracias, Mariana, yo también lo pensé cuando vi que ganaba ese país ... Igual le dedico un día de estos un minipost :)

Publicar un comentario

top