Desconozco cuándo o por qué motivo fue fundada la asociación denominada Profesionales por la Ética. Sí sé, en cambio, que pasó de ser una organización que nadie conocía y de la que no se había oído hablar, a ser una más de las muchas asociaciones que supuestamente orbitan alrededor de la extrema derecha y de Hazte Oír y que tiene como principal objetivo fomentar la objeción a la asignatura de Educación para la Ciudadanía (EpC).



Sinceramente, me dan mucha pena estos padres quese han impuesto como meta vital "proteger" a sus hijos en una burbuja virtual de moralina y represión nacionalcatólica. Porque, no nos engañemos, el principal motivo que tienen estas tristes personas para clamar libertad y aullar que están siendo perseguidos por los que les quieren imponer un pensamiento único, es que en EpC se presenta la sociedad tal y como es, plural y diversa, y se deja claro que no hay nada de inmoral o de innatural en la homosexualidad o que en dos personas del mismo sexo se amen. Ya han inventado todo tipo de mentiras y de disparates para desprestegiar a esta asignatura, y no voy a hablar de eso ahora porque sería largo y supongo que de sobra conocido por los que me leen.

En un post anterior hablábamos de como los prejucios de los redactores echan abajo toda su capacidad informativa y su trabajo periodístico.Algo muy parecido a lo de estos "profesionales" por la ética (PpE), que en realidad parece que sólo se interesan por dos o tres cuestiones, todas ellas parte de las obsesiones habituales entre la extrema derecha española.


En su curiosísima web encontramos, en efecto, mensajes de apoyo al papa Benedicto XVI, una guía de objeción "de conciencia sanitaria" (sic) al aborto y artículos incendiarios sobre el homosexualismo,  (ese palabro inventado en laboratorios mediáticos religiosos para hablar de la homosexualidad), o enlaces a textos escritos por curas reaccionarios y por, por supuesto, textos apocalípticos e incendiarios sobre EpC. Una asignatura que, según ellos, es un insufrible e intolerable adoctrinamiento moral e ideológico, pone en peligro la libertad de las familias y no sé qué disparates más. Lo único positivo, de hecho,  es la licencia CC que usan en su página.

 Desmontando a Mariano : hace unos días publicaron en PpE un texto firmado por un tal Mariano Bailly-Bailliere Torres-Pardo, Padre objetor a Educación para la Ciudadanía y a Educación Sexual Obligatoria (¡toma ya!, yo no firmo mis textos como Soltero a favor de la igualdad y contrario a la discriminación, pero por lo visto para él ser padre y estar en contra de que a sus hijos les cuenten un par de cosas que no se dicen en las iglesias es motivo de orgullo) titulado Desmontando a Zerolo.


Empieza bien, anunciando una "ruptura" con Zerolo, cuando en realidad no creo que jamás de los jamases hayan estado estos dos señores de acuerdo en nada.

Hasta aquí hemos llegado, Zerolo. Puedes echar a perder tu vida como mejor te parezca. Pero, viviendo como vives de mis impuestos, me veo en la obligación de pararte los pies cuando quieres echar a perder la vida de otras personas y, principalmente, la de mis hijos y el resto de escolares españoles promoviendo el adoctrinamiento sexual de los menores, por decreto ley, según la ideología del colectivo gay.
Este primer párrafo ya es de traca, porque recurre al argumento de lloriqueo fácil de todo buen "liberal" tal como se entiende el término en España: el de "con mis impuestos ...". Con sus impuestos, señor mío, y con los míos, y con los de la verdulera de la esquina, se realizan los programas sociales (entre otras muchas cosas) que se han aprobado en los presupuestos del Estado. Si a usted no le gustan o no está de acuerdo, no le diré que "estamos en democracia y se trata de acatar la voluntad de la mayoría" porque, de momento, no soy tan simple. Basta con que recuerde que con sus impuestos, los de mi vecina, los de su abuela y los de unos señores que viven en Alpedrete se pagan muchas cosas, que gustarán a unos y enojarán a otros. Salir con esta historia no es más que una pataleta, un infantilismo victimista, propio de una persona insolidaria que cree que paga SUS impuestos para satisfacer SUS necesidades y no las de los demás. ¿está usted de acuerdo con que con SUS impuestos se paguen parte de los gastos de la visita de un jefe de estado misógino y homófobo, don Mariano? Sí, de ese que usted está pensando, ese cuya visita se jalea en la página de PpE.

Luego habla usted del adoctrinamiento sexual (?!) de menores según la ideología del colectivo gay. Debe ser triste pensar a estas alturas que ser homosexual (o no serlo) es una ideología. Siempre creí que esta obsesión con que ser gay es un modo de vida o poco menos que una opinión es debido a la cantidad de homosexuales frustrados y reprimidos que hay en los colectivos que usted frecuenta, ¡probablemente tiene muchos amigos gays, don Mariano! Lo que pasa es que ni ellos se lo dicen, ni probablemente seguirían siendo tan amigos de usted saberlo.

Está claro que usted prefiere otro tipo de adoctrinamiento, ese que se ha estilado durante años y años, en el que se dejaba muy claro quiénes eran los normales y quiénes los desviados, ¡qué fácil era todo!, y que precisamente lo que le molesta es que se haga justicia y se deje de marginar arbitrariamente a una parte de la sociedad, ya desde las aulas.

Continúa el texto con un tópico del que ya hemos hablado (y me temo que hablaremos largo y tendido...) en este blog: el de los pobres homófobos, esas víctimas inocentes, puros y virginales, que sufren la incomprensión de un mundo que ya no les admite.

En unos pocos años habéis pasado de intolerados a intolerantes. Reclamabais una libertad y unos derechos que, ahora, negáis a quienes no participamos del pensamiento único (...)

Lo del pensamiento único forma parte de su sistema de mitos particular, igual que lo del lobby gay.  Señor, ahora hablo por mi mismo, no en nombre de nadie, ni siquiera de mis lectores. Sí, soy orgullosamente intolerante. No tengo ni pizca de paciencia con personas como usted, que llaman libertad y derechos a poder seguir diciendo algo que se reduce a "siempre se ha dicho que ser maricón es una asquerosidad" y que no tiene ningún fundamento, salvo el de los prejuicios religiosos.Ya se ha dicho miles de veces, pero no todas las opiniones son igual de respetables, y en particular, aquellas que atentan contra los derechos humanos no merecen ninguna credibilidad ni ningún respeto. Yo (ni nadie) tiene por qué respetar unas creencias que se basan en el odio y la marginación del diferente, ni tengo por qué admitir que usted las conserve "porque son mis creencias". Que estén basadas en un libro escrito por pastores nómadas hace miles de años, es irrelevante, no le dan ninguna autoridad ni credibilidad.

La derecha es especialista en jugar con las palabras y redefinirlas a su antojo, pero lo que más me molesta es que nos haga creer que busca la libertad. ¿Dónde estaban unstedes, "profesionales" por la ética, cuando en España la homofobia era ley? Mucho me temo que sé dónde estaban, y no era escribiendo artículos llamando a la reflexión sobre el tema.

Para empezar, deberías caer en la cuenta de que estás haciendo carrera y medrando por tu condición sexual. Eso se llama prostitución. ¿O piensas que tus cargos políticos se deben a otras cualidades? Tu eres el señuelo de ZP para atraer el voto gay.

Ni siquiera voy a entrar en la acusación ad hominem.  Aparte de ser un conocido activista LGBT (lo cierto es que yo, que no me muevo ni moví en esos círculos, había oído hablar de él mucho antes que el 2004) su cargo oficial es Secretario de Movimientos Sociales y Relaciones con las ONG con lo cual es lógico y deseable que se encargue de temas relacionados con el colectivo gay. Lo preocupante sería que hiciera como Ana Botella,que demostró su homofobia en público y ocupó un cargo similar en el ayuntamiento de Madrid (afortunadamente, ahora es concejala de medio ambiente) o que medrara como Jesús Neira al aceptar de forma bochornosa el cargo que le regaló Esperanza Aguirre, o el señor ese sin estudios ni preparación, que nadie sabe como se llama, y que será asesor del PP en temas de justicia, según su lógica, se está beneficiándo de la muerte de su hija para ocupar un cargo, ¿no es así? ...

A continuación, el autor intenta argumentar por qué, en su opinión, Zerolo es incongruente: 
Declaras que la condición sexual no debe ser motivo de discriminación y tu vives, precisamente, de tu condición sexual. Incongruente.
Nuevamente, argumento ad hominem que no merecería respuesta.En esta frase se oculta con poco disimulo otro tópico, el de que los homosexuales "aireamos" nuestra condición sexual. Ahí están, sin ir más lejos, políticos como Sarkozy o Berlusconi que nos avergüenzan a todos cuando actúan como babosos salidos en presencia de la jamona de turno; pero, en cambio, como Zerolo es abiertamente homosexual, "vive de su condición". Claro, seguro que para don Mariano el ideal es no hacer pública la condición sexual porque no es necesario, algo así como el hipócrita DADT estadounidense. Obsta decir que la sexualidad humana es pública y notoria y que esta discrección no existe en la práctica.
Propones que las manifestaciones religiosas se limiten al ámbito privado pero organizas cabalgatas de exhibicionistas amén de procurar y financiar con mis impuestos la “visibilidad” del “colectivo gay”. Incongruente.
Churramerinismo de los de libro. Del tema de "mis impuestos" ya hablé antes. Con mis impuestos, don Mariano, el ayuntamiento en que vivo financia una vergonzosa procesión que parece sacada directamente del siglo XIX, de beatas con mantilla y vela dando vueltas en torno a la iglesia mayor, pero no me quejo, ¿ve? porque precisamente se pagan muchas más cosas. Esto, por no entrar en su presunción histérica y desinformada de que el Orgullo es una "cabalgata exhibicionista". ¡Pues claro que hay que trabajar por la visibilidad del colectivo! La prueba es que una persona que supongo culta e instruida como usted sigue asociando homosexualidad con perversión, vicio y antros oscuros, a pesar de que ve (o debería ser capaz de ver) que no es así...
Te parecen rancios y desfasados los “modelos de familia tradicional” pero consideras una conquista histórica el haber alcanzado su equiparación legislativa con las uniones homosexuales. Incongruente.
 Aquí entramos en un claro problema de comprensión textual. Los modelos de familia tradicional son desfasados y rancios en el sentido de que son excluyentes, y poco representativos de la realidad social. Por eso mismo, señor mío, y no por otra cosa, es una conquista histórica el que se reconozca el matrimonio entre personas del mismo sexo. Precisamente en nombre de la libertad, y no de la "libertad" que usted defiende, el Estado no tiene por qué decidir qué modelos de pareja son "válidos" y cuales no, siempre que hablemos de los que se dan espontánea y naturalmente entre adultos que consienten en ello.
Sois estériles porque buscáis el mero placer sin abriros al don de la vida, pero reclamáis adopciones proclamando un supuesto derecho en el que no cuentan los derechos del niño, al que consideráis un mero objeto de satisfacción personal. Incongruente.
 Me da usted mucha risa y mucha pena, don Mariano, porque está usted condenando como modelos de familia "no válidos" y que deben ser privados de los hijos a su cargo, caso de tenerlos, a los padres o madres solteros, divorciados, a los niños que tienen al padre (o la madre) fuera de casa por cualquier motivo (trabajo, enfermedad...) y que viven con los tíos o los abuelos, entre otros muchos que ahora se me olvidan y otros que no cito por no extenderme más.

Hacéis escándalo y escarnio de la Iglesia a partir de unas mínimas excepciones en los abusos sexuales del clero sin caer en la cuenta de que estos abusos se han cometido debido a la orientación homosexual de los abusadores, y no a su condición clerical. Incongruente.
 Y aquí no me queda más remedio que ponerme serio y grosero, porque este es un tema que me toca muchísimo los huevos. Un cura pederasta lo es independientemente de que sea homo o heterosexual. De hecho, las estadísticas de abuso sexual infantil  muestran claramente que entre el 80% y el 95% de los abusos los cometen hombres heterosexuales y sin embargo, ustedes insisten una y otra vez en relacionar homosexualidad y pederastia. En concreto, aunque ocurren  en todos los ámbitos sociales, aunque la mayor parte ocurre en el interior de los hogares y se presentan habitualmente en forma de tocamientos por parte del padre, los hermanos o el abuelo (las víctimas suelen ser, en este ámbito, mayoritariamente niñas), es decir, en esas "perfectas" familias católicas con un padre y una madre que usted dice defender, aunque aun no se sabe de quién ni cómo las defiende.
Identificáis las tendencias homosexuales que se hayan podido fraguar en el desarrollo de una persona con la promiscuidad y el exhibicionismo. ¿Es que todo aquél que tiene tendencias homosexuales las alimenta y las explota haciendo ostentación de ello? Sabes que no y que muchos homosexuales están hasta la coronilla de que se haga bandera política de su condición sexual. Incongruente.
 ¿Cómo dice usted, don Mariano? Ahora sí que se le han cruzadolos cables, porque son ustedes precisamente los que se empeñan en relacionar homosexualidad con vicio, promiscuidad y exhibcionismo. Si quiere, hablamos de la promiscuidad y el exhibicionismo heterosexual, o de los padres de familia católicos y casados que se van por ahí a tener sexo con hombres en cuanto su mujer les da la espalda, en muchos casos pobres reprimidos y víctimas de haber crecido en ambientes caracterizados por la "libertad" que usted defiende.

Ah, se me olvidaba. No se desarrollan "tendencias homosexuales", está usted dando a entender que cree en el mito acientífico de que la homosexualidad es algo que se adquiere mágicamente.

Vendéis la condición antinatural del comportamiento homosexual como un triunfo de la inteligencia humana sobre las estrictas leyes naturales. Del mismo modo cabría calificar el Holocausto judío, el empleo de las bombas atómicas o la masacre silenciosa del aborto. Incongruente.
Las "estrictas leyes naturales" son otras muy distintas de las que ustedes se inventan en sus delirios religiosos, no hay nada que vender. Mucho más grave es su obsesión con la antinaturalidad, que aun no ha conseguido nadie demostrar de ninguna forma. Ya hablamos de ello en dos posts: "contra natura" y "contra natura II"

Y termina don Mariano (y yo, este largo, larguísimo post) diciendo "deja a nuestros hijos en paz.", es decir, con la frase habitual entre las personas de su clase, el hipócrita "¡Piensen en los niños!" cuando precisamente yo pienso en los niños, en todos esos niños que viven agobiados porque son homosexuales y no se lo pueden contar a un padre que los mandará a un psicólogo, o que no lo pueden hacer público en un colegio opusino donde el entorno no anima precisamente a salir del armario. Yo sí pienso en los niños, don Mariano, y no en las mentiras reaccionarias que, por más que ustedes se empeñen, no son una garantía de libertad.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Además de ser falso lo de que la Biblia está escrita por un grupo de pastores nómadas y de que usted ventila gran parte del núcleo de la cultura en la que vivimos en dos renglones aludiendo a un libro sagrado, es increíble que reconozca con tanto descaro que no le merecen ningún respeto las ideas expuestas por el articulista al que critica. Es la tolerancia de siempre de los "progres" que nadan siempre a favor de corriente: tolerante únicamente con el que piensa como yo. Aténgase al diálogo, es muy sano. De verdad. Cuántas cosas se relativizan y se descubren como nuevas a base de diálogo.
Una última cosa: no sé si tendrá hijos. Los que los tenemos sabemos que si algo resulta ultrajador es que alguien ajeno a la familia imponga a las bravas sus ideas en contra de los padres. Máxime si esas ideas son consideradas por los padres lesivas en grado máximo. La cuestión principal no es aceptar al homosexual, le aseguro que los aceptamos y tenemos amigos confesos. Lo que no toleramos es la imposición de un movimientro prohomosexualidad que expone en una clase a mi hijo la idea de que a lo mejor es heterosexual porque está reprimido y que debería probar la relación con una persona del mismo sexo. Hasta ahí podíamos llegar. Por ahí no pasaremos los padres a los que usted desprecia de forma tan evidente.

Y le aseguro que no soy de esa derecha reaccionaria y totalitaria que usted repudia, como repudio yo (habría que ver si por los mismos motivos, éso sería otro cantar.
Fdo. Credo ut intellegam

Noctua dijo...

Hola, querido lector anónimo.

Precisamente, en este blog creemos, a diferencia de otros, en el diálogo y por eso mismo en principio tenemos intención de no borrar comentarios ni opiniones contrarias a la línea que seguimos, a diferencia de otras páginas que le podría citar y que seguramente usted conoce y tal vez lea con cierta frecuencia.

Es gracioso que me afee la falta de respeto que (según usted) tengo yo con respecto a don Mariano, ¿dónde y como la deduce? Sin embargo, no parece que le preocupe el respeto por los demás que ese mismo señor pueda tener... curioso.

con respecto a la Biblia, usted sabrá que el AT es, en esencia, una recopilación, muchas veces incoherente e inconsistente, de mitos y narraciones tradicionales. El NT es, en efecto, otro cantar, y la composición exacta del texto definitivo otra historia aun mucho más compleja. Cuando hablo de "escrito por pastores nómadas" me refiero en concreto a las ridículas normas del Levítico con las que nos pretenden "demostrar" muchos creyentes que ser homosexual es algo que no deberíamos seguir haciendo xD xD XD

Que usted "acepta" a sus presuntos amigos homsoexuales, y los llama "confesos" ? Qué es lo que tienen que confesar, y por qué ? no me haga reír. Saben esas personas, amigas suyas según usted, lo que opina de ellas ?

Movimiento prohomosexualidad ... bonita reinterpretación de la realidad. Qué hay de malo en explicar a los niños que UNAS personas son homosexuales, que no hay nada de malo ni antinatural en ello, y que OTRAS no lo son ? Tranquilo, yo se lo digo igual que digo más arriba : que a ciertos padres reaccionarios les molesta una verdad tan simple y tan evidente. Y precisamente, por eso digo que pienso en los niños, en los pobres niños que tienen que sufrir a esos malos padres que reprimen su sexualidad y que les cuentan mentiras aberrantes basadas en prejuicios religiosos. Se imagina usted el infierno para un niño o adolscente homosexual viviendo en un entorno así ? No lo comprende, me da igual.

Luego dice que me asegura que no es un reaccionario, pero se acaba de describir como tal : "por ahí no pasaremos los padres" ... "imposición por las bravas de ideas en contra de los padres" ... ¿qué imposición? ¿de qué ideas? De verdad cree que sus hijos son tan débiles mentales y que se van a convertir por arte de magia en homosexuales solo porque alguien les diga que no hay nada de inmoral o inntatural en ellos ? Tan poca confianza tiene en su propia sexualidad que cree que la de todos los demás es tan voluble ? Yo he crecido escuchando muchas mentiras y disparates sobre la homosexualidad, y no me volví heterosexual por ello.

Anónimo dijo...

Es complicado dialogar con alguien cuyo tono general es de reacción descalificante y, dá la impresión, cargada de rencor. Otra cosa es que ese rencor pueda ser en parte justificable por experiencias pasadas relacionadas con injusticias cometidas respecto a su condición homosexual. También es increíble la acumulación que usted hace de sofismas sobre la base de una susceptibilidad sacada de quicio.
Por ejemplo, cuando digo "homosexuales confesos" salta usted con la típica reacción irracional que presupone en mí un prejuicio que usted no ha demostrado. Digo confeso en su sentido normal, y no sesgado como usted presupone. Digo confeso como puedo decir de mí mismo que soy un confeso amante de la Biología y de la filosofía, o un confeso adicto al motañismo. ¿Tiene ésto algún problema objetivo? No, más bien en la forma de interpretación que hace su mente.

Lo que ya es insultante por su parte y de un atrevimiento increíble es que me pregunte si mis conocidos y amigos homosexuales saben lo que opino de ellos. Éso, reconózcalo, es arrogancia. Si son amigos, ¡por supuesto es porque, en parte, ven que les acepto como personas, con una dignidad inviolable como la que tiene cualquier persona! Otro prejuicio por parte suya con el fín de retroalimentar el odio y el desprecio a los que no piensan como usted. Haga el favor de no poner en mi boca nada de lo que yo haya dicho.

Me imagino que usted no ignora el movimiento de lobby gay o de prohomosexualidad (aunque sé que tienen matices de cierta relevancia que los diferencian. Negarlo es el colmo de la falta de reconocimiento de una realidad objetiva. Que con ese movimiento de lobby gay no se encuentran identificados muchos homosexuales también es evidente. Que no lo hacen porque están hartos de sacar de quicio la condición homosexual y de obtener prebendas a partir de ellas también es cierto. ¿Dónde está la reinterpretación de la realidad, aparte de en su mente?

Por último, no sé si le ha dado miedo entrar en el fondo del ejemplo que le he puesto de lo dicho en clase a muchos niños y de si usted tenía hijos. Insisto, la enseñanza va más allá de decir que hay homosexuales y heterosexuales: también éso lo digo yo en mis clases de biología y ello no me incluye en el movimiento gay. Lo que digo es que no estoy dispuesto a consentir (lo cual según usted me hace intolerante; curioso razonamiento, lo que para mí es intolerancia usted se lo aplica como virtud en otros artículos) que con 10, 12, 14, 16 años a mi hijo le urguen diciéndole que se plantea a ver si es homosexual y no heterosexual, porque puede que sea de esta última condición por imposición familiar. Le recuerdo lo delicado de la formación de todo lo que tenga que ver con la esfera afectiva en estas edades. Creo que puede empatizar mínimamente con este sentimiento basado en hechos que son ciertos y sufridos por chavales y familias concretas. Por ello la salida del "reaccionario" en el fondo es la evitación del diálogo sobre el fondo de la cuestión. Es más cómodo funcionar con la etiqueta descalificadora siempre que buscar la verdad.

En cuanto a la incoherencia de la formación del AT y las referencias implícitas al proceso de canonicidad de los libros del NT creo que es un campo que desconoce. En ese caso siempre es preferible no meterse.
Un saludo,
Fdo: credoutintellegam

Anónimo dijo...

Es complicado dialogar con alguien cuyo tono general es de reacción descalificante y, dá la impresión, cargada de rencor. Otra cosa es que ese rencor pueda ser en parte justificable por experiencias pasadas relacionadas con injusticias cometidas respecto a su condición homosexual. También es increíble la acumulación que usted hace de sofismas sobre la base de una susceptibilidad sacada de quicio.
Por ejemplo, cuando digo "homosexuales confesos" salta usted con la típica reacción irracional que presupone en mí un prejuicio que usted no ha demostrado. Digo confeso en su sentido normal, y no sesgado como usted presupone. Digo confeso como puedo decir de mí mismo que soy un confeso amante de la Biología y de la filosofía, o un confeso adicto al motañismo. ¿Tiene ésto algún problema objetivo? No, más bien en la forma de interpretación que hace su mente.

Lo que ya es insultante por su parte y de un atrevimiento increíble es que me pregunte si mis conocidos y amigos homosexuales saben lo que opino de ellos. Éso, reconózcalo, es arrogancia. Si son amigos, ¡por supuesto es porque, en parte, ven que les acepto como personas, con una dignidad inviolable como la que tiene cualquier persona! Otro prejuicio por parte suya con el fín de retroalimentar el odio y el desprecio a los que no piensan como usted. Haga el favor de no poner en mi boca nada de lo que yo haya dicho.

Me imagino que usted no ignora el movimiento de lobby gay o de prohomosexualidad (aunque sé que tienen matices de cierta relevancia que los diferencian. Negarlo es el colmo de la falta de reconocimiento de una realidad objetiva. Que con ese movimiento de lobby gay no se encuentran identificados muchos homosexuales también es evidente. Que no lo hacen porque están hartos de sacar de quicio la condición homosexual y de obtener prebendas a partir de ellas también es cierto. ¿Dónde está la reinterpretación de la realidad, aparte de en su mente?

Por último, no sé si le ha dado miedo entrar en el fondo del ejemplo que le he puesto de lo dicho en clase a muchos niños y de si usted tenía hijos. Insisto, la enseñanza va más allá de decir que hay homosexuales y heterosexuales: también éso lo digo yo en mis clases de biología y ello no me incluye en el movimiento gay. Lo que digo es que no estoy dispuesto a consentir (lo cual según usted me hace intolerante; curioso razonamiento, lo que para mí es intolerancia usted se lo aplica como virtud en otros artículos) que con 10, 12, 14, 16 años a mi hijo le urguen diciéndole que se plantea a ver si es homosexual y no heterosexual, porque puede que sea de esta última condición por imposición familiar. Le recuerdo lo delicado de la formación de todo lo que tenga que ver con la esfera afectiva en estas edades. Creo que puede empatizar mínimamente con este sentimiento basado en hechos que son ciertos y sufridos por chavales y familias concretas. Por ello la salida del "reaccionario" en el fondo es la evitación del diálogo sobre el fondo de la cuestión. Es más cómodo funcionar con la etiqueta descalificadora siempre que buscar la verdad.

En cuanto a la incoherencia de la formación del AT y las referencias implícitas al proceso de canonicidad de los libros del NT creo que es un campo que desconoce. En ese caso siempre es preferible no meterse.
Un saludo,
Fdo: credoutintellegam

Noctua dijo...

Hola de nuevo, anónimo.

Lo primero, si quiere usted usar "credoutintellegam" como nick, hágalo, le recomiendo que lo haga. Lo que es un poco absurdo es identificarse
como anónimo y luego firmar con un nick. Basta elegeir la opción "nombre/URL" en el formulario de comentarios y dejar el nombre elegido
(URL lo puede dejar en blanco)

Cortesías internáuticas aparte, si el comentario no apareció publicado antes es porque Blogger lo había mandado a una carpeta de spam. Hasta a mi me sorprende.

Paso ahora a contestar rápidamente su largo comentario:

Primero, que a mi me resulta harto complicado dialogar con quienes lo hacen desde una supuesta superioridad moral, y no deja de ser muy gracioso
que se me etiquete de "descalificante" alguien que comenzó mi relación conmigo hablando de que soy irrespetuoso, intolerante y "progre que nada
a favor de la corriente" (?!), que aun no sé qué quiere decir.

Las palabras nunca son inocentes, y que usted haya empleado un término tan extraño como "homosexual confeso" no me parece baladí, aunque ahora
quiera parecer que es así. Estoy harto de personas que dicen tener "amigos homosexuales", confesos o no, reales o imaginarios, para usar esa
amistad como escudo para descalificarlos, despreciarlos, o decir cualquier tontería como la homosexualidad. En cuanto a prejuicios, en
su texto usted mismo deja a las claras que los tiene, e infundados, es usted el que se define como padre "que no tolerá" que se
eduque a sus hijos.

Luego pasa a hablar de un supuesto lobby gay, que solo existe en la imaginación de la derecha reaccionaria que dice usted despreciar, y un "movimiento prohomosexualidad".
Dicho movimiento, tal como lo entienden ustedes, no existe, más allá que en sus fantasías. Que se lucha por la visibilidad, por la igualdad y por la no discriminación es
evidente. Que usan el mismo lenguaje que se oponía en su momento a los movimientos a favor de la igualdad racial, o los movimientos por
los derechos de la mujer, también lo es.

No, no tengo hijos, ya que tanto le interesa. Y me preocupa que alguien que se dedique a la enseñanza tenga estas ideas, más si
enseña biología. Con 10, 12, 14 o 16 años yo ya sabía perfectamente que era homosexual, y lo sabe cualquier niño o niña, otra cosa es que
se atreva a decirlo delante de sus amigos, de sus padres o de sus profesores. Y que un padre, y más uno que se dedica a la enseñanza, me tonterías
sobre la "delicadeza" de la cuestión me preocupa. Los niños crecen rodeados de sexualidad, en cuentos, canciones, películas, conversacipnes
con adultos, y demás. Lo que ocurre es que el modelo que se les muestra es invariablemente el de la parejita heterosexual, con la que muchos
niños y adolescentes no se sienten identificados porque se sienten atraídos por personas de su mismo sexo. Y, lógicamente, los problemas
aparecen cuando caen, por desgracia, en un entorno en el que toda referencia a esa posibilidad si no se condena directamente, se invisibiliza. Eso lo sabe
usted mejor que nadie, o debería saberlo.

Y en cuanto a la Biblia, me interesa como me interesan, en general, los sistemas mitológicos, la historia de las religiones y de las
creencias humanas. He leído la biblia y sobre la biblia, que ya es más de lo que han hecho muchas de las persoans que me han recomendado
a lo largo de mi vida leerla "porque me cambiaría la vida" o que me han acusado, como usted hace, de no conocerla o no entenderla.

Publicar un comentario

top